Siete recuperaciones milagrosas después de un coma

joven-coma-despertar-261113-6_1Después de años en estado de coma, estas personas consiguieron despertar contra todo pronóstico. Aproximadamente sólo 3 de cada 10 pacientes en estado de coma logran recuperar totalmente sus funciones mentales y motoras. Cuanto más tiempo pasa un paciente en coma, se reducen las posibilidades de despertar, pero estos ejemplos nos demuestran que nunca hay que perder la esperanza…

 

1. En 1984, Sarah Scantlin tenía 18 años cuando fue atropellada por un conductor ebrio y quedó en estado semi-vegetativo. Desde entonces permaneció en un centro de cuidados en el estado norteamericano de Kansas, Estados Unidos. Inesperadamente, 20 años después del accidente, en 2004, los padres de Scantlin recibieron un llamado del centro donde residía su hija, ya con 38 años. Sin embargo, en vez de informarles acerca de Sarah, era la propia Sarah. “Hola, mamá”, le dijo a su madre. “¿Eres tú, Sarah?”, respondió la mujer, incrédula. “Sí”, respondió la hija. Las palabras fueron un shock y una alegría para los padres de Scantlin. “Simplemente no hay palabras”, señaló la madre, Betsy Scantlin. Los doctores dicen que Sarah Scantlin ha mejorado cada día desde su despertar, y no pueden explicar la repentina mejoría de su estado.

2. Terry Wallis iba en coche con un amigo en julio de 1984 cuando el vehículo cayó a un río. Su amigo murió y a él lo encontraron inconsciente al día siguiente. Con 20 años, el joven estadounidense quedó en estado de coma. La hija de Wallis, Amber, nació poco después del accidente. Su esposa y sus padres decidieron velar por él, lo internaron en un centro especial de cuidado y rehabilitación y nunca dejaron de visitarlo. 19 años después, en 2003, el joven despertó. Su madre, Angilee Wallis, estaba con él en ese momento. “Dijo “‘mami”’ y la sorprendió, luego dijo ‘pepsi’ y luego ‘leche’. Terry creía que Ronald Reagan aún era presidente de Estados Unidos. Además, pidió hablar con su abuela, quien murió varios años atrás, y hasta recitó su número telefónico de memoria, un dato que el resto de la familia había olvidado.

3. En 2009, Karen Morrison-Clutton, una bibliotecaria galesa de 32 años, acababa de recibir a su hijo Oliver cuando se contagió una infección por la bacteria E. Colli después de comer una hamburguesa vegetariana. La mujer sufría tantos ataques y fallas en su riñón que los médicos decidieron inducirla al coma hasta que las drogas recompusieran su estado de salud. Pero semanas más tarde seguía sin despertar, por lo que su marido, Paul, le hizo escuchar los balbuceos y el llanto de su hijo. Entonces, la mujer despertó de su coma. La mujer explicó que, a pesar de estar sedada y en aparente estado inconsciente, podía escuchar el audio del video. Además, el hombre, un consultor financiero de 33 años, se dedicaba a contarle a su mujer sobre los progresos diarios del bebé. “Cuando Paul puso el video cambié y empecé a luchar por mi vida”, declaró la mujer.

4. El año pasado, un joven de 16 años de Lincolnshire (Inglaterra), despertó del coma en el que se encontraba después de cuatro meses de tener un grave accidente en su bicicleta. Ryan Smith despertó, habló por un momento y abrazó a su padre, quien estuvo con él en el hospital todos los días. “Hola mamá y papá”, dijo el joven al despertar. El padre de Ryan dijo que fue un momento increíble: “Después de que nos dijeran que no sobreviviría, ahora lo tengo en mis brazos y es un momento que recordaré por siempre”.

5. En 2007, el trabajador del ferrocarril polaco Jan Grzebski despertó de un coma después de 19 años. Grzebski entró en coma en 1988 tras ser arrollado por un tren. Los médicos le daban una esperanza de vida de dos o tres años, sin embargo, casi veinte años después consiguió despertar. Su esposa estuvo a su lado, le cambiaba de posición cada pocas horas para evitar las úlceras por presión y rezaba por su recuperación. Cuando se despertó en 2007, se sorprendió al encontrar que el Partido Comunista había caído y que la gente estaba hablando por teléfonos móviles.

6. En 1995, Donald Herbert, un bombero de Estados Unidos, tuvo un accidente cuando sofocaba un incendio y sufrió una lesión cerebral que le dejó en coma. Casi diez años después hizo algo que dejó atónitos a su familia y sus médicos: pidió ver a su esposa. La pusieron al teléfono, y fue la primera de muchas conversaciones que el paciente tuvo con su esposa, sus cuatro hijos y otros familiares y amigos un sábado de 2005 durante 14 horas, dijo el tío de Herbert, Simon Manka. “¿Cuánto tiempo he estado inconsciente?”, dijo Herbert. “Le dijimos que casi diez años”, dijo el tío. “El pensó que habrían sido sólo tres meses”.

7. Mark Ellis es un joven británico de 22 años que, tras sufrir un derrame cerebral, se quedó completamente paralítico y perdió la capacidad para hablar. Los médicos le diagnosticaron síndrome de enclaustramiento, comunicaron a su familia que las posibilidades de supervivencia eran mínimas, y menos aún de recuperarse. Sin embargo, el milagro ocurrió cuando Ellis se despertó del coma inducido por los médicos tras la apoplejía e imitando a su bebé, que había nacido 2 semanas antes del accidente, fue aprendiendo poco a poco a dar los primeros pasos y a pronunciar sus primeras palabras. En un principio, Ellis comenzó a imitar a su hija recién nacida, quien ya balbuceaba y empezaba a caminar a gatas. “Mi marido hacía los mismos sonidos que la niña y cuando comenzó a pronunciar las primeras palabras, su padre también lo hizo”, relata su esposa, Amy Ellis. El asombroso progreso de Ellis fue totalmente parejo al aprendizaje de su hija. En total, transcurrieron ocho meses desde que ingresó en el hospital hasta que volvió a casa usando un andador. Desde entonces, ha seguido avanzando en su dura recuperación siempre al lado de Lola-Rose. Ahora, ambos utilizan los mismos juguetes, libros, juegos e incluso el iPad, explica Amy Ellis, “para aprender a comunicarse y descubrir cómo se hacen las cosas”.

Facebook0Twitter0Google+0Pinterest0LinkedIn0Email

¿Y tú, que opinas?


Get Widget
Ver la vuelta ciclista y hacer cola en el banco, las dos cosas que más aburren a los españoles