Se lanza desde 4.000 metros sin paracaídas… ¡y sobrevive!

paracaidas«Creo que hoy no necesito paracaídas». Estas fueron las últimas palabras que dijo Antti Pendikainen, un conocido deportista extremo que se ha hecho famoso por desafiar a la gravedad y arriesgar su vida mediante todo tipo de locuras, antes de lanzarse al vacío desde una altura aproximada de 4.000 metros¡Sin paracaídas! Una idea de la que ha logrado salir «vivito» y coleando y que ya le ha granjeado miles y miles de visitas en la plataforma de vídeos de YouTube.

El corto fue publicado el pasado 23 de noviembre en YouTube por el canal «Action Office» (el cual cuenta con casi 2.000 seguidores) bajo el título «Skydiving Without Parachute – Antti Pendikainen». A pesar de que el número de personas afines a esta cuenta no es demasiado elevado, el vídeo no tardó en hacerse viral en las redes sociales tras ser dado a conocer por varios medios de comunicación anglosajones. Todo ello ha permitido a Pendikainen atesorar la friolera de aproximadamente dos millones y medio de visitas en menos de una semana con este corto y demostrar que es posible sobrevivir tras arrojarse sin paracaídas desde un globo.

Pero comencemos por el principio. El vídeo comienza con Pendikainen subido en un globo aerostático. No tiene paracaídas y apenas va vestido con una camiseta y unos pantalones cortos. Sin embargo eso le vale para, llegado el momento, quedarse a pecho descubierto y lanzarse al vacío tras afirmar lo siguiente: «Creo que hoy no necesito paracaídas». Tras él se arrojan rápidamente otros dos compañeros en un suceso que, según dice en las redes sociales, fue espontáneo.

Con todo, no es que Pendikainen estuviese loco… o no demasiado. Y es que, a pesar de que disfrutó de una caída sin paracaídas durante una buena parte de su recorrido (de 40 segundos), durante el vídeo de YouTube se puede apreciar como sus compañeros le asen entre sus brazos para que no se estampe contra el suelo y acabe hecho papilla. Una acción que podría haber salido estrepitosamente mal pero en la que, para suerte de este sujeto, no hubo que lamentar fallos. «Es el mejor salto que he hecho jamás», dijo nuestro protagonista en la Red tras llegar al suelo.

Aunque es probable que nadie intente recurrir a este tipo de locuras para sentir la adrenalina circulando por el cuerpo, desde aquí invitamos a todo aquel que esté pensando imitar a este deportista pensárselo dos veces. Y es que, aunque el ejercicio se realice junto a expertos, es sumamente peligroso y tan solo un pequeño fallo en los cálculos puede acabar con un severo golpe contra el suelo con el que se gana un billete directo a una caja de pino.

Fuente: abc.es

Facebook0Twitter0Google+0Pinterest0LinkedIn0Email

¿Y tú, que opinas?


Get Widget
11 selfies tomadas justo antes de morir…