La historia más bonita y triste a la vez: la fiesta de despedida de Duke, un perro con cáncer

Esta historia no tiene final feliz, o sí, tiene el mejor final posible. Pero es imposible no llorar a moco tendido al ir viendo las fotos del último día de Duke, su día perfecto, el que sus humanos le organizaron para despedirse de él. Estas fotos muestran a Duke disfrutando, por última vez, de juegos y comidas junto a su familia humana. Una despedida valiente y llena de amor que ha inspirado y emocionado a miles de personas. Unas imágenes que han ayudado, y seguro ayudarán, a muchas personas a lidiar con ese momento inevitable.

Duke vivía feliz con sus humanos desde que fue adoptado, hace unos tres años. Hasta que le detectaron un cáncer, tenía Osteosarcoma. Ya le habían amputado una pierna pero su cáncer se reprodujo y de forma muy agresiva. No había tratamiento posible.

Sus dueños, viendo que él lo estaba pasando cada vez peor, tuvieron que tomar la difícil decisión de dormirle.

Y también decidieron otra cosa: organizarle un día perfecto, una fiesta para celebrar así su último día, y le pidieron a Robyn Arouty, una fotógrafa que ya antes había retratado a Duke, que les acompañara para capturar esa fiesta de despedida.

Y esta es la historia, tal y como la han contado en el blog de la fotógrafa (traducida al castellano) Un relato sobre cómo podemos acompañar a nuestros perros hasta sus últimos momentos y que ellos ni se enteren, que sigan disfrutando, siempre.

Hoy me he muerto. Por Duke Roberts.


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Comí muchas hamburguesas. Hicimos una fiesta.

Y me reí.


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com
Y pensé cuánto iba a echar de menos esto.


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Bromeamos


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Nos pusimos serios


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Vinieron a verme mis amigos y vecinos. Son gemelos. Cuando alguien les ofreció una hamburguesa la rechazaron. No gracias, no quiero quitarle nada a Dukey.


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Me vino a ver Kristen. Es genial, es mi peluquera. Y mi amiga.


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com
Mientras esperábamos a que llegara la veterinaria, Kristen dijo que íbamos a dar un paseo. Y alguien sugirió “¿Por qué no ir a jugar al parque acuático de aquí al lado?” Y para allá que nos fuimos.


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

¿sabes que te voy a echar de menos, verdad?


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Y tú también, ¿verdad?


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Necesito que me ayudes a cuidar de mi familia


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

En serio, ¡es lo único que quiero!


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Hoy nos hemos mojado


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Hoy hemos sonreído.


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Hoy nos hemos sentido agradecidos.


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Hoy nos hemos saltado las normas


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Escuche a niños jugando a lo lejos. Y me acordé de mis dos bebés humanos. Me encantaba protegerles.


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Hoy me relajé


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

No he sufrido ningún dolor y eso que el tumor había crecido muchísimo.


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Hoy he sentido el amor.


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com
Me despedí de mi bella amiga Kira. Ella “me vió” de pie sobre todo el mundo antes de que el médico dijera que había llegado el momento. Estaba excitado y saltando y feliz.


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Bueno, no dije adios. Dije “hasta que nos volvamos a encontrar”


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Dios, que suerte tuve. Tuvimos poco tiempo. Pero me disteis una segunda oportunidad y lo pasamos en grande juntos. Os hace felices que os mire. Nunca pararé de hacerlo.


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Hasta siempre, Dukey.


© Robyn Arouty / Via robynarouty.com

Facebook0Twitter0Google+0Pinterest0LinkedIn0Email

¿Y tú, que opinas?


Get Widget
El mejor recopilatorio de caídas de pingüinos… ¡Espectacular!